Debate sobre el concepto de “innovación” en LE

Les propongo que reflexionen sobre el concepto de INNOVACIÓN en educación, y más en concreto en LE a través de las siguientes preguntas:

  • ¿Recuerdas algún ejemplo de tarea(s) satisfactoria que solías realizar en lengua extranjera cuando estudiabas en el instituto/la universidad? ¿Repetirías alguna de esas actividades con tus estudiantes de hoy? ¿Añadirías recursos digitales a las tareas comunicativas que realicen tus estudiantes?
  • Según la RAE, “innovar” es “mudar o alterar algo, introduciendo novedades” ¿Qué significa “innovar” en educación? ¿Crees que innovar implica el uso de TIC o se puede innovar sin herramientas digitales?
Advertisements
This entry was posted in EFL, IFE, u-learning, Various: TIC and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

46 Responses to Debate sobre el concepto de “innovación” en LE

  1. Rayco I says:

    Cuando pasé por el instituto y la universidad, el método de aprendizaje era el tradicional, sin espacio alguno para la interacción. En este sentido, no puedo aportar gran cosa al debate.
    En cuanto a los recursos digitales, favorecen un entorno más enriquecedor, el trabajo colaborativo (sin limitaciones temporales ni espaciales) y permiten al alumnado desarrollar habilidades más autónomas.
    Yo definiría la “innovación docente” aquella que centra, por un lado, la formación en el aprendizaje integral del alumnado,un aprendizaje que abarca muchas dimensiones: conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes, valores, etc. Por otro lado, cabría hablar de la “innovación del docente” y entederla como un reciclaje permanente del profesorado para poder lograr los retos a los que se enfrenta en la sociedad actual.
    Logicamente, innovar implica no solo el uso de las TIC en la enseñanza de LE, sino ser un verdadero experto en su uso. Ello no quiere decir, que un docente no pueda contar con una serie de herramientas personales (creatividad, empatía, motivación, etc.) que son igualmente importantes en la enseñanza. Creo que cada docente debe buscar su un equilibrio entre la diversidad de herramientas que tiene a su alcance para conseguir los objetivos.

  2. Penny says:

    En pleno siglo XXI un profesor de cualquier materia se ve obligado a usar las TIC en el aula. Tenemos que tener en cuenta que estamos en frente de la generación conocida como “nativos digitales”, estos alumnos nacen prácticamente sabiendo manejar una tablet o un ordenador. Una de las experiencias que recuerdo de mis clases de lengua extranjera en secundaria relacionado con las TIC es la siguiente: ver vídeos en inglés y hacer actividades relacionados con esos vídeos. Nosotros, como futuros profesores de lengua extranjera, es inevitable usar las TIC en el aula, es algo con lo que puedes motivar a tus alumnos. Es algo con lo que podemos estimular y mantener a tus alumnos motivados y con ganas de aprender la asignatura que le tienes que impartir.

  3. Aguaviva says:

    Para mí, innovar en educación, significa romper con el método tradicional de enseñanza. Esto significa que, nosotros, como futuros docentes, tendremos que hacer todo lo que esté de nuestra parte para cambiar esa manera tradicional que ya está tan obsoleta, y que, básicamente, consiste en enseñar solo contenido, sin escatimar mucho en educar, propiamente dicho, a los adolescentes, utilizando la inteligencia emocional, las competencias básicas o intentando explotar las cualidades, habilidades y aptitudes que ellos puedan tener.
    Evidentemente, el uso de las TIC en el aula, es ya inevitable, y será más que una herramienta para nosotros, pues también contribuirán a que los alumnos puedan aprender de manera distinta a la nuestra. En este sentido, además, nos ayudarán muchísimo a la hora de prepararnos material para las clases e, incluso, nos abrirán puertas a otras perspectivas de las que no éramos del todo conscientes, no solo con respecto a los recursos de los que dispondremos, sino a los propios alumnos.
    En general, mi experiencia ha formado parte de ese método de enseñanza tradicional en el que, mayoritariamente, solo me enseñaban contenidos. No obstante, sí hubo ciertos profesores de determinadas asignaturas que hicieron lo posible por utilizar las TIC, o por hacer hincapié en las múltiples inteligencias para que no solo aprendiéramos contenido, sino, también, valores y habilidades nuevas.
    De la misma manera, centrarnos en el proceso de aprendizaje de los alumnos, y no solo en lo que aprenden, es fundamental, porque, así, podremos rellenar esas “grietas” que el método de enseñanza tradicional ha ido dejando a su paso.

  4. Belle French says:

    Recuerdo que mis clases eran bastantes tradicionales y monótonas. Según mis profesores, innovar era entregarnos un papel de alguna canción francesa o inglesa y rellenar los huecos que faltaban, a medida que repetía la canción una y otra vez en el radiocasete.
    En mi opinión, innovar no tiene que referirse a las herramientas que emplea un profesor, sino la actitud que muestra en sus clases. Puede ser el carisma, su originalidad para plantear preguntas o proponer actividades. De ahí que yo hubiera ido un paso más allá. En vez de establecer una dictadura en la clase, en donde el profesor solo puede intervenir mientras que los alumnos están quietos sin moverse de sus sillas, apostaría por la interacción de mis alumnos. Me gustaría que fueran los protagonistas en ese momento, que intervinieran y aportaran sus ideas o comentarios, pues muchas veces aprenden más gracias a sus compañeros que por la materia en sí. Si hubiera estado en su caso, hubiera realizado una actividad más dinámica como el Día de las Naciones Unidad, en donde cada grupo de alumnos tiene que representar a un país, dándoles la oportunidad de buscar información y retarlos a que se les ocurra alguna idea genial para presentarme la actividad.
    Aunque esté a favor de las TIC, muchas de las ideas innovadoras no requieren su uso. Debemos tener en cuenta que sí, embellecen mucho nuestro discurso ante los alumnos, pero no debemos confundirlo como un sustituto del profesor. No es el Santo Grial de la educación y jamás podrá suplantar el rol que desempeña un profesor. No obstante, sí creo que podemos buscar un balance para sacar el máximo provecho, haciendo un buen uso de estas herramientas. Por ejemplo, ir al Aula Medusa y que participen en la wiki de la clase de inglés, o bien desde sus casas, donde pueden subir videoblogs, repasar los vídeos del temario de clase e intervenir en el foro, resolviendo dudas que puedan tener sus compañeros. Existe un amplio abanico de posibilidades, solo es cuestión de que el profesor sepa hacer uso de ellas.

  5. Zuko says:

    La tarea más satisfactoria que hicimos en el instituto en lengua extranjera (inglés) eran los debates semanales. Primero leíamos un artículo en casa y luego debatíamos en clase sobre el tema del artículo, (siempre se trataban temas de actualidad). La clase se dividía en dos para que el debate tuviera dos extremos definidos y no fuera demasiado monótono, con todos o la mayoría teniendo la misma opinión, así que a veces te tocaba defender una idea con la que realmente no estabas de acuerdo.
    No creo que sea necesario el uso de las TIC para innovar en clase, aunque pueden ser una buena herramienta. Para mi la clave está en la actitud del docente, puesto que quien quiera dar una clase magistral clásica (y aburrida) delante de una docena de ordenadores lo hará.

  6. Rayco II says:

    La actividad que más me gustaba realizar cuando estudiaba en el instituto eran los debates en clase sobre algún tema controvertido dado que daba pie a charlas amenas y que podían hacer el punto de vista de los alumnos con respecto al tema propuesto. A su vez, estimo que para “innovar” no es necesario el uso de las TIC, no obstante siempre ayudan puesto que el alumnado hoy en día están más que acostumbrados a manejar dichos recursos con soltura y eficacia. Por tanto, se podría decir que siempre y cuando se es creativo se podrá “innovar” en mayor o menor medida.

    • Chino Araujo says:

      Estoy de acuerdo contigo Rayco II, y me atrevería a decir que a veces innovar no pasa necesariamente por el uso de las TIC, sino en realizar actividades (como hablar de temas controvertidos) en las que los alumnos se sientan protagonistas y que el conocimiento, ya no solo le sirva para aprender una lengua, sino también para su día a día.

  7. Regina Phalange says:

    Personalmente, siempre he agradecido y siempre me han gustado todas las actividades que realicé con todos mis profesores, tanto en el colegio como en la universidad; para mi hacer el workbook era un entretenimiento más que unos deberes marcados. Incluso llegó un punto en el que les hacía las redacciones a mis compañeros en 5 minutos y ellos invitaban en el recreo al bocadillo. Pero es cierto que con el cambio que ha habido con la generación de los 90 a la de los ciudadanos del siglo XXI, es necesario innovar en ciertos aspectos. En mi opinión, no considero que haya que tachar todo lo que se ha hecho anteriormente, y solo utilizar recursos muy innovadores, porque como ya han comentado compañeros en clase, muchos de los alumnos de instituto hoy en día están en la transición de utilizar actividades tradicionales e innovadoras, y muchos se sienten incómodos o perdidos (o desganados y desmotivados) frente a estas nuevas propuestas. Es por esto que por ahora, utilizaría una mezcla de estas dos “corrientes”, para entrenar a las nuevas generaciones, sobretodo en el trabajo autónomo.

    Por otro lado, hoy en día no se me ocurre mucho más que tenga que ver con “innovar” si no son las nuevas tecnologías. Quizás también lo asocio con creatividad y originalidad, pero también eso depende de cada persona (profesor), ya que no todos tenemos las mismas capacidades para crear nuevas actividades, recursos o cualquier tipo de herramienta para aplicarla en nuestras tareas docentes diarias. Por eso es necesario seguir aprendiendo como docente, para mejorar en nuestras “skills” y hacer que la experiencia de nuestros alumnos sea enriquecedora.

  8. Calvin says:

    A mí me impresionaban las clases con una profesora en LE II en el instituto, que nos hablaba desde la primera clase solo en la lengua meta. Al principio era muy duro para quien no sabía ni una palabra, pero todos hemos aprendido muchísimo. Además nos traía siempre una tabla de chocolate para compartir cuando teníamos un examen. ¿Si lo repetiría con mis alumnos? Sí.
    En cuanto a tareas concretas recuerdo una consistente en describir mi cuarto a un compañero para que él lo dibujara, en LE en la universidad, y luego al contrario. Esto también me parece interesante y útil.
    Veo utilidad en el uso de TIC en las LE ante todo porque posibilitan el contacto con material auténtico y, ante todo, con nativos de la lengua meta. Su uso de forma anónima como aquí o el aspecto ubicuo por ejemplo me parecen especialmente prometedores, útiles y prácticos. Aun así veo más importante el enfoque en lo personal. Precisamente hoy en día, cuando muchos jóvenes casi ya no saben cómo interactuar en el mundo real, cuando falta el trato cercano y profundo, lo veo aún más importante que antes. Pero, claro, como forman parte de nuestra vida diaria, deben y tienen que tener su sitio también en la educación, sin embargo no como fin en sí, sino como herramienta útil para fomentar y enriquecer las clases. En este contexto y con respecto a los dos aspectos, el de la importancia de lo interpersonal y el de un uso apropiado de las TIC, me gustaría recomendar que vean esta entrevista de César Bona en el programa EN EL AIRE de la Sexta: https://www.youtube.com/watch?v=YNzBVEBVhlM
    No creo que el uso de las TIC solo sea una innovación en el aula. Lo veo más bien una adaptación necesaria y retrasada de la educación a la realidad actual. No obstante, la forma de utilizarlas puede ser muy innovadora, dado que dan múltiples posibilidades de incluir muchas más fuentes en las clases y aprovecharlas de más formas diferentes. En mi opinión el vídeo mencionado demuestra que también es posible innovar sin herramientas digitales. Pero implementarlas para enfocar el desarrollo de varias competencias a la vez, y para cambiar el enfoque de la enseñanza al aprendizaje, esto sí es innovación para mí.
    Para ejemplificar lo que quiero decir me gustaría aprovecharme de la arquitectura: Antes se construía solo con piedra. Cuando entonces surgió la madera como material de construcción, se utilizaba de la misma forma que la piedra. Hemos tardado muchísimo en darnos cuenta, que la madera no solo tiene unas cualidades diferentes, sino que además nos posibilita construir cosas diferentes, que nos permite construir formas que antes no eran posible. Creo que estamos en el mismo punto ahora con las TIC que en su tiempo con la introducción de la construcción con madera. Innovación no es solo su uso en sí, sino el cómo usarlas para crear espacios para la educación, métodos de interacción y formas de aprendizaje que antes no había.

  9. vinyl says:

    En Mi etapa como estudiante de secundaria recuerdo muy pocas tareas que se pudiesen considerarse innovadoras. Sin embargo, hay que reconocer que los profesores de aquella época tenían pocas posibilidades de innovador debido a la falta de ordenadores y otros equipos tecnológicos. De esta etapa solo repetiría algunos ejercicios de listening.

    Añadiría recursos digitales a mis actividades puesto que considero fundamental la tecnología en la enseñanza por dos motivos: en primer lugar, los alumnos asocian la tecnología con lo importante, esencial, novedoso y útil y por lo tanto esto es una forma de motivar a los alumnos. En segundo lugar, la tecnología facilita el trabajo del profesor. En mi etapa como estudiante universitario no recuerdo a ningún profesor que no utilizara las TIC.

    A la pregunta ¿Crees que innovar implica el uso de TIC o se puede innovar sin herramientas digitales? Considero que innovar es algo que está en la cabeza y la actitud del profesor y no tiene nada que ver con las TIC. Las TIC facilitan la tarea pero la idea siempre viene de la mente del profesor; por lo tanto lo más importante es la actitud del profesor.

  10. sol says:

    Yo no viví nada innovador en las aulas, pero hice un curso intensivo de inglés que me encantó. Lo que tenía era un libro, y yo no soy partidaria del libro, pero este era especial. Era como un libro normal con sus personajes viviendo historias y yo siempre estaba expectante, esperando la próxima historia, saber qué le iba a pasar al protagonista. Esa experiencia me ha llevado a querer vincular el idioma a la vida personal de cada uno, a entender que sobretodo aprenderemos si hay asociación directa de lo que aprendemos con nosotros mismos, ya que tenemos lengua con el mero propósito de querer comunicar lo que hemos vivido, sentido y averiguar lo mismo de otros.
    El área digital me parece importante, pero no mas que el sentir. Cuando yo hablo en el idioma extranjero yo no pienso en español para traducirlo luego, yo siento, y mi sentir está vinculado a las palabras que lo van a transmitir. En una ocasión escuche decir, que hablar otro idioma en verdad es tener mas vocabulario, una prolongación, como si fueran sinónimos de lo mismo, y estoy de acuerdo.
    Yo creo que estoy innovando en el momento en que hago reflexionar al alumno sobre el por qué de algo, cuando a través de la reflexión se le hace la luz y llega a sentir, a saber sin haber tenido que memorizar, y ese conocimiento perdura en el tiempo. A ellos les supone un esfuerzo pero cuando sienten-entienden se sienten satisfechos, realizados y motivados a seguir reflexionando, y una de las cosas de las que se dan cuenta es que van entendiendo su propia lengua mejor a través de la LE, eso les llama la atención, y de paso van entendiendo lo que significa expresarse en un idioma distinto, entran en contacto con una cultura distinta que percibe diferente y se expresa diferente.

  11. Silvester Itsvan says:

    Innovar en este momento social es el concepto más amplio que pueda existir.

    Innovar y crear son como dos peldaños de una misma escalera. Segundo a segundo, alguien en alguna parte del mundo está <> algo, sin darse cuenta de que lo que está haciendo es la actualización de un elemento que se había dejado atrás. En realidad, sea algo nuevo o ya inventado, el hecho de que se cree o se innove no es tan importante como la reacción que ese producto causa en los individuos. Innovar es el peldaño que va antes de la creación, pero el inventor se queda a un paso de que surja algo completamente nuevo. Quedarse a medio camino no es para nada desalentador puesto que sólo nos hemos quedado a las puertas, sobre todo porque alguien puede ser testigo de lo que estas viendo y está descubriendo toda una historia del pasado que desconocía y que gracias a ese inventor en ciernes ahora esa información forma parte de su vida. Todo ha cambiado, pues, para siempre.

    El aprendizaje de una lengua extranjera fue mi subida al peldaño de la innovación. Los idiomas siempre habían estado ahí, cuando los descubrí no había creado nada, pero todo lo que me quedaba por aprender le restaba importancia a lo que yo pudiera aportar hasta el momento. Era el momento de escuchar. Con el paso del tiempo, lugares, personas, dibujos y fotografías fueron abriendo un camino en el que el tiempo iba más rápido que las ideas, era imposible ver el mundo de la misma forma al dar un paso más. De ser un temario que aprobar en el colegio, puede decirse que las experiencias que viví gracias a las leguas extranjeras innovaron mi perspectiva del mundo para siempre.

    Cuando uno vuelve a leer su propia historia, resulta sorprendente como algo tan esencial como un ordenador, una pizarra digital, internet, los smartphone, ocupan un lugar tan reducido en la trama, y que es natural preguntarse cuando se convirtieron en el elemento culminante del aprendizaje actual. El aprendizaje solía ser algo que se vivía, ser nativo o inmigrante digital era algo opcional, una ilusión que venía con la navidad bajo el árbol en forma de ordenador para jugar o de película. Es cierto que aunque facilitan increíblemente el aprendizaje y la conexión global, no son el elemento culminante para llegar a crear algo. Existen muchísimas manifestaciones culturales que demuestran que las TIC se están utilizando sin leer el manual de instrucciones con las lentes adecuadas, y muchísimos profesionales tienen un sin fin de ideas que podrían ser el empujón para subir al siguiente peldaño. Una pista de esto puede ser mi paso de la enseñanza reglada de la ESO del inglés a la formación complementaria en una escuela oficial de idiomas. No era más que un retroproyector, una pizarra como la nuestra, y muchísimas más fotocopias y palabras en los libros de texto, pero la calidad humana del profesor, del cuidado del acceso al conocimiento que ponía con sus clases y el depósito de la responsabilidad de obtener mejores o peores resultados en mi persona las que supusieron la novedad del momento, lo que acabó transformando mi vida académica principal.

    Actualmente la audiencia está cansada de los reboot de sagas históricas del cine, yo me encontraba entre ellos, pero me doy cuenta de que, con más o menos retoques digitales, esas historias ahora son algo conocido para las generaciones actuales, no traicionan la esencia de la película original, y no sólo eso, sino que además vuelven a rescatar esas primeras obras maestras para ver dónde comenzó todo. Quizás para empezar a hablar de innovación debamos plantearnos antes lo que ha ocurrido hasta ahora, entenderlo, y quien sabe, igual podemos crear algo.

  12. Araujo says:

    Mi pasión por las lenguas extranjeras no surgió gracias a las actividades que realizábamos en las clases de francés o de inglés del instituto, sino que no fue hasta que tuve a varios profesores en le Escuela Oficial de Idiomas que me hicieron ver el aprendizaje de las lenguas de otra manera. Siempre, llegaba a clases con ganas de hablar inglés, cosa que hasta entonces en el instituto era un milagro. Realmente los recursos digitales los usábamos para la corrección de textos o para ver vídeos sobre los que luego trabajaríamos. Sin embargo, creo que la actividad a la que más le debo es a la de juego de papeles, solo entonces pude realmente exponerme ante situaciones pseudoreales, también, jugábamos al dominó con palabras, lo cual permitía estar en continuo aprendizaje de vocabulario y expresiones. También, el profesor era un alumno más, ya que no le importaba admitir si no sabía algo, y eso hace que el alumno gane más respecto y, por ende, ganas de aprender de este. Creo que este tipo de actividades en las que no solo hablábamos, sino que nos repartíamos por toda la clase , lo que nos permitía trabajar con todo tipo de niveles (dentro de un mismo nivel), acentos y personas: era lo más próximo a una inmersión. Evidentemente, el inglés era la única y exclusiva lengua de trabajo. De hecho, todavía me pregunto cómo era el acento de aquel profesor andaluz que tuve en cuarto curso.

    Por otra parte, creo que las TICs deben ser un mero apoyo para las clases de lengua, es decir, debemos utilizarlas, pero sin perder de vista nuestro objetivo: la enseñanza de la lengua extranjera. Quizá a veces debamos separarnos del temario, en los casos en los que veamos que los alumnos están utilizando la lengua extranjera para trabajar, ya que estaremos creando un cambio en el aula con respecto al posible uso de las lenguas. En otras palabras, las TICs deben servir al alumno para que se den cuenta de la importancia de estas y de cómo están presentes en su día a día.

    En mi opinión, todo aquello que se acerque a un enfoque comunicativo es innovar. De hecho, considero que lo verdaderamente revolucionario en el aula sería el uso casi exclusivo de la lengua meta de manera oral, esto no solo implica un uso de las TICs, sino un cambio de mentalidad en la enseñanza y aprendizaje de estas. La lengua debe ser una herramienta útil: los alumnos deben comprender su alta importancia y esto solo lo pueden comprender y aplicar si entienden la importancia de poder comunicarse ante cualquier situación con personas con el inglés, el francés o el alemán como lengua vehicular.

  13. Konka says:

    La innovación en el aula es cualquier cosa que vaya más allá del aprendizaje tradicional, o que sea sorprendente para el alumno. Tuve la grandísima suerte de estudiar en un instituto en el que los profesores iban más allá de los libros, de hecho no recuerdo usar libros de texto. La experiencia más positiva que recuerdo en LE, fue un proyecto que tuvimos que llevar a cabo sobre nuestro municipio (artesanía, historia, agricultura, ganadería, industria, turismo… etc) todo en inglés. Fue muy divertido aunque laborioso, eran otros tiempos, y revelar fotos, o grabar vídeos no era tan sencillo.
    Pienso que las TIC están tan presentes en nuestra vida cotidiana que no nos podemos plantear clases sin tenerlas en cuenta, son parte de nuestro día a día. Nuestros alumnos no saben lo que es vivir sin google, You-tube, facebook o el e-mail, para ellos siempre ha estado alli. Aprenden más inglés con los video-juegos que en clase, no sólo es necesario, sino que son una grandísima herramienta para la motivación. No concibo una clase de LE en la que no aprovechemos las herramientas que nos brinda internet. Por todo ello considero que no son realmente innovadores, pero si muy motivadores.
    Llegará el momento (si no ha llegado aun) en el que resulte más normal hacer ejercicios en el ordenador que hacer una cartulina para la pared del aula.
    No podemos olvidarnos de los otros aspectos de nuestra labor docente: enseñar a los niños valores, a que sean responsables, creen hábitos de estudio, etc es probablemente más difícil que enseñarles un idioma; de cara a estos objetivos seguramente resulta menos fácil y efectivo echar mano de las TIC. Debemos intentar evitar que las máquinas nos sustituyan como profesores, pues se perdería todo el carácter humano de la enseñanza, y una enseñanza deshumanizada no puede ser buena. En la combinación de las ventajas que nos brindan ambas fuentes está el secreto de una buena y efectiva enseñanza.

  14. Beck says:

    Recuerdo muchas tareas satisfactorias en la clase de LE en el instituto como por ejemplo: las escuchas y estudios de canciones, unas actividades lúdicas con los asistentes de lengua, unas salidas al cine para ver películas en versión original. Creo que se podrían repetir estas actividades con mis alumnos si a ellos les motivase. Estas actividades no siempre eran innovadoras, pero solían ser diferentes a las actividades habituales.
    En cuanto a los recursos digitales, se podrían incorporar a diversas tareas comunicativas en el aula. La escritura de correspondencia se podrá hacer usando un correo electrónico, un chat, una red social (i.e. penfriends). Los diálogos se podrán estudiar con un soporte audiovisual adaptado a las situaciones reales de comunicación y la proyección de imágenes se completaría con el uso de la pizarra interactiva. Como la mayoría, opino que los recursos digitales son esenciales en el aula actualmente (o deberían de serlo).
    Pienso también que las TIC son unas herramientas fundamentales para motivar al alumnado y que pueden participar en darle más significado al aprendizaje. Pero, en mi opinión, usar las TIC tampoco significa necesariamente innovar. Creo que la innovación depende de la situación de partida. Es decir, si partimos de que el uso de las TIC es un estándar, entonces haría falta algo más para innovar. Quizás innovar podría ser usar las TIC de una forma diferente o en un contexto diferente o incluso obviarlas para alguna tarea…

  15. Rayco III says:

    Recuerdo una actividad que me marcaban en la asignatura de lengua extranjera que siempre llevaré conmigo, y es la de hacer un cuaderno pequeño con diferentes apartados: vocabulario, gramática, y otro para las dudas resueltas. Lo que me gustaba de este cuaderno es que a veces contaba más la imaginación que aportases a cada uno de los apartados del cuaderno que el contenido, ya sea con colores, collages, o con purpurina. Gracias a ese popurrí de emociones expuestas con un toque de gramática y vocabulario, aprendí gran parte de las cosas que sé hoy en día, y todo ello debido al esfuerzo que yo ponía para que quedase «chulo». Sin lugar a dudas será una de las tareas que le marcaré a mis futuros alumnos, puesto que enriquece no solo el aprendizaje de la lengua sino que también el lado creativo del alumno.

    Respecto a lo de innovar, está claro que hay que introducir las novedades latentes que los alumnos nos proporcionan, es decir, ¿con qué están siempre ellos comunicándose e interactuando? Pues con smartphones, portátiles, videoconsolas, tablets, etc., y todo ello, a su vez, con las TIC. Por ello, hay que atraer esos instrumentos al ámbito de la educación, para que el alumnado se sienta identificado con lo que está estudiando y con ello, pueda aprender y desarrollarse. Con esto, no quiero decir que haya que dejar de lado lo rudimentario, pero sí, hacer una balanza entre lo analógico y lo digital.

  16. Stella says:

    Mi experiencia con el aprendizaje de lenguas extranjeras ha sido muy variado, y ha sido esa varidad de metodologías la que al final me ha llevado a desarrollar una actitud crítica frente a ellas y a decantarme por la siguiente. Desde quinto de primaria hasta finalizar Bachillerato tuve la oportunidad de disfrutar de una educación bilingüe en el Colegio Oficial Alemán de Las Palmas. Sin conocer prácticamente nada de este idioma, fui capaz de ir sumergiéndome en una cultura que para mí era totalmente desconocida.
    Como dice mi compañero Calvin, una de las experiencias más positivas que recuerdo es el hecho de que los profesores, todos nativos, usasen desde el primer momento la lengua meta a la hora de impartir todas las asignaturas. En un primer momento me impactó e incluso agobió, pero a la larga me he dado cuenta de que es una de las manerases más eficaces para aprender un idioma. Realmente no impartían el alemán como lengua extranjera, sino como lengua materna. No traducíamos, no partíamos del español, porque el centro de todo era el alemán. Creo que ahí es dónde reside la diferencia con respecto a la docencia de las lenguas extranjeras, que están enfocadas desde el punto de vista de la lengua materna del aprendiente y no desde la lengua meta.
    Cuando miro atrás lo que más recuerdo son actividades del tipo escuchar y cantar canciones, cocinar tortitas partiendo de una receta en alemán todos juntos, leer libros y resumirlos y ver vídeos o películas en versión original. Creo que en la variedad está la innovación, ya que innovar es simplemente mantener al alumno despierto y activo, cosa que hasta hace bien poco, no se había conseguido.
    Creo que los recursos digitales hoy en día son necesarios para poder ejercer algún tipo de impacto en el alumno. La mayoría de nosotros aprendemos de manera visual o auditiva, así que las TIC pueden ser una importante herramienta para hacer del aprendizaje a parte de ameno y divertido, eficaz.

    Saludos.

  17. Mrs. Potato says:

    Innovar es todo aquello que va más allá de lo cotidiano, de lo rutinario.
    Tuve la suerte de estudiar en un colegio donde todas las materias, exceptuando dos o tres, se impartían en alemán. La adquisición de la segunda LE no supuso un proceso en el que se explicaba porqué esto es así o de aquella manera, te hablaban en alemán desde el minuto uno, independientemente de que supieras mucho o poco acerca de esa lengua. Al principio no entiendes nada y cuesta, no es fácil; pero con el tiempo adquieres esa lengua y no supone un problema expresarte o escribir una redacción. Cuando te das cuenta hablas sin tener que pensar lo que quieres decir.
    Considero que es uno de los mejores métodos para aprender una lengua. Recuerdo que en los últimos cursos debatíamos temas diversos y los exámenes de alemán duraban unas tres horas: consistían en elaborar una redacción, después de dos horas, el profesor te hacía una raya al final de la redacción y en la última hora tenías que revisar tu examen con ayuda del diccionario. No sé si se trata de un modo innovador para que los alumnos aprendan de sus propios errores, pero te ayudaba a ver que fallos podías haber cometido.

    Está claro que vivimos en la era de la tecnología y nos acompaña a cualquier sitio que vayamos, tenemos todo a nuestro alcance. Solamente con nuestros móviles tenemos todo lo que podemos necesitar al alcance de nuestra mano. Gracias a internet, youtube, google, skype…podemos aprender de la manera más divertida e innovadora y podemos ir dejando atrás ese aprendizaje tradicional y sistemático donde existe una gran diferencia entre profesor y alumno. Considero que las TIC deberían se parte del aula y del proceso del aprendizaje, aunque sin olvidar nuestro objetivo. Cualquier cosa nos puede servir para innovar y motivar a quienes demos clase, independientemente de la edad o del nivel sociocultural que puedan tener.
    Aprender tiene que ser divertido y si innovamos lo será aún más, nuestros alumnos ( y nosotros también lo estaremos) estarán motivados y aprendiendo todos los días algo nuevo, algo que considero muy importante en la labor docente.

  18. Creo que toda motivación del alumnado nace de una innovación, de la curiosidad, no de un simple papel o libro “aburrido”. Ya todo depende de cada alumno, si se interesa más por la informática, por la naturaleza o por otros asuntos. Cuando estudiaba LE en el colegio nos llevaban de excursión a ver todo lo que estudiábamos en papel fuera del aula, por ejemplo biología, nos llevaban a ver los musgos al campo, para ver el aparato digestivo observábamos animalitos muertos y teníamos que soplar con un boli por la boca para ver como se inflaban los pulmones, etc. Las fallas y los seísmos nos mostraban los diferentes cortes de la montaña, hacíamos experimentos y reciclábamos papel,pequeñas cosas que nos hacían practicar la LE. También es cierto que en mi época no existía Internet, ni ordenadores, el primero que salió era con el come cocos en blanco y negro. Ahora que el uso de las tablet, los ordenadores e Internet tienen un papel importante para el futuro de los alumnos y a ellos les llama mucho la atención, es obvio e importante que sea utilizado en el aula como herramienta de apoyo. Es importantes enseñarlos a hacer un uso adecuado de las TICS, que sepan dónde buscar, como desenvolverse y que también sepan que no todo es las TICS, sino que hay veces que tienen que saber buscar en un buen diccionario o una buena enciclopedia, ya que todo lo que ponen en Internet no es verdadero, sus fuentes, sus autores, etc. Las emplearía como métodos de debates virtuales o diccionarios de fácil acceso para complementar fichas de auto-ayuda. El saber manejarlas adecuadamente para su propia autonomía pero hacerles usar también su cabeza de vez en cuando para que sean seres pensantes ya que la innovación y la curiosidad poco a poco debe nacer de ellos mismos.

  19. Jojo says:

    Innovación en el aula
    La innovación dentro del aula, desde mi punto de vista, es dejando atrás los métodos tradicionales de la enseñanza actual obsoleta e intentar volver a llenar las aulas con ganas, motivación, sentido, ilusión, comunicación, compañerismo y empatia. La innovación tiene que adaptarse a las necesidades del entorno e intentar satisfacerlas. Por ello, primero habrá que analizar estos necesidades para poder darle nuevos enfoques al proceso enseñanza-aprendizaje.
    Si tengo que aportar algo sobre mi experiencia escolar, no seria acerca de tareas, mas bien, acerca de didáctica de los profesores que me parecían “innovadores” o diferentes. Creo que hay un correlación directa entre la motivación del alumnado y la empatia del profesor. Cuando más me sentía entendido y escuchado por mi profesor, mi motivación hacia la materia aumentaba y el proceso de aprendizaje me resultaba más fácil, más interesante. No se, si les pasó a más alumnos, o si es algo muy personal. Pero eso, para mi es una parte de la innovación; cuando el alumnado es el centro del aula, no la materia que hay que impartir.

    Acerca de los TIC, estoy de acuerdo con la mayoría de las opiniones en el bloc, TIC en el aula si, pero manteniendo el equilibrio entre análogo y digital.

  20. Agapito says:

    Desde mi punto de vista innovar significa actualizarse. Pensemos por un momento, un libro vs un programa informático. Los libros a diferencia que los programas, no se pueden actualizar. Un docente debe ser como un programa informático, siempre tiene que estar al día, con nuevas ideas, actualizándose, solucionando errores y no acomodándose. Es muy fácil hacer lo mismo todos los días, pero lo interesante es la variedad, ir cambiando, mejorando. Los estudiantes odian la monotonía, y esto no es un problema de una clase, sino que poco a poco va mellando al estudiante hasta el punto de perder el interés en aprender. Los seres humanos somos curiosos desde que nacemos, queremos aprender. Un niño pequeño quiere tocar, experimentar, preguntar el por qué de las cosas.
    En mi caso, yo estudié inglés y alemán. Algunos de mis profesores de inglés tenían muy buenas ideas de hacer vídeos, grabar diálogos, etc. Mientras que los profesores de alemán tenían una forma más tradicional, se ceñían al libro, solo usaban la pizarra y tiza, etc.
    ¿Innovar implica el uso de las TIC?
    Yo creo que ya, en la era en la que nos encontramos, las TIC son una herramienta básica. Otra cosa es que uno innove dentro de estas herramientas. Pero desde mi punto de vista las TIC ya son algo que todo docente debería manejar con cierta destreza.

  21. hoodhype says:

    Para mi innovación en la educación es inventar tus actividades y programas de forma novedosa original y diferente, no veo una relación directa con las TIC, como bien dicen muchos de los compañeros. Es verdad que las TIC brindan grandes posibilidades de diseñar y crear nuevas ideas y formas interactivas con imágenes y audio, pero esto puede también ocurrir a partir de otros medios así como de la propia capacidad creativa del profesor. Uno de mis mejores recuerdos en un aula de LE, fue con un profesor que nos daba clase en el Instituto Superior do Ensino (actualmente UNICV Universidad de Cabo Verde), En esta clase de lengua se hacía mucho análisis de Literaturas de países caribeños de habla Inglesa, las clases eran inspiradoras, en parte, por la pasión del profesor al hablar de lo que se veía en los textos (aspectos ideológicos de esas culturas, con las que yo me sentía identificado) de ver diferentes puntos de vistas, que cobraban sentido en mi razón. Se podía argumentar y reflexionar en grupo y siempre te llevabas una nueva idea a casa y un poquito mas de entrenamiento crítico. Era simplemente una forma diferente de proyectar una clase.
    Probablemente repetiría estas actividades hoy en día pero sería mas adecuado para alumnos de nivel avanzado aunque considero que todo (o casi todo) es adaptable y con un poco de scaffolding y apoyo, sería bastante productivo y entretenido. Es verdad que el factor “interés por” repercute bastante.
    ¿ Añadiría recursos digitales? Quizá sí, aunque sin abusar, es decir, solo lo necesario, una pequeña investigación, un quiz en linea. Conozco profesores que no pueden trabajar en el aula con tablets porque sin un control moderado de la disciplina y de lo que están haciendo los alumnos puede ser de hecho contraproducente. Soy de los que cree que la tecnología es solo un medio, pero no debería ser el fin en sí.
    Creo sin dudas que se puede innovar sin herramientas digitales, hay muchas otras formas para crear, otros materiales, impresos, materia prima reciclado, hay museos, parques, prensa periódicos, etc.

  22. Mr. Artichoke says:

    Estimados compañeros:
    Todavía recuerdo el inconmensurable placer que sentí al recibir de manos de mi profesora de inglés la letra de “Like a Virgin”, de Madonna, con unos huequitos ad hoc para ser pertinentemente rellenados. Me enganchó por completo. Es algo que se puede repetir en inglés y en otros idiomas. Hay que buscar actividades lo suficientemente motivadoras como para enganchar al alumnado para que siga profundizando en la lengua extranjera. Yo, Mr. Artichoke, no soy precisamente Mr. TIC, pero entiendo que el uso de las TIC aporta muy buenas oportunidades para facilitar que el alumnado se suba al tren del aprendizaje de las lenguas extranjeras. Dado que no soy precisamente un especialista en TIC (¡¡¡yo estudié inglés con cintas!!!) no he tenido la oportunidad de pararme a pensar cómo aplicarlas en la enseñanza de la lengua extranjera. No obstante, y consciente de su utilidad, permanezco expectante para poder profundizar más en esta aplicación de las TIC al aprendizaje de las lenguas extranjeras. Pero también considero que hay que considerar otras técnicas de innovación, como el aprendizaje basado en problemas, algo en lo que he podido profundizar un poquito en otra de las asignaturas del máster y que he podido reencontrar con placer en esta asignatura, al tratar las “flipped classes”. Y hasta aquí mi intervención.
    Un cordial saludo,
    Mr. Artichoke.

  23. Cleopatra says:

    Si algo pude desarrollar y mejorar durante mis clases de lengua extranjera en secundaria fueron la memoria y la lectura. Tras darle muchas vueltas a la cabeza no he podido acordarme de ningún profesor que destacara por sus métodos de enseñanza. Todos mis profesores de inglés durante esta etapa seguían el mismo patrón, se limitaban a seguir los temas y las mecánicas actividades de los libros de textos, de vez en cuando hacían algún dictado, otras veces nos hacían memorizar ciertos contenidos para los exámenes, y siempre, todos los viernes, tocaba sesión de libros de lectura…
    Aún así aprobaba con buena nota, pues mi motivación por aprender el inglés era intrínseca y me formaba fuera de clase traduciendo las letras de canciones que me gustaban. Sin embargo, otros compañeros no tenían la misma motivación y tampoco los profesores se la trasmitían, por lo tanto les costaba muchísimo sacar adelante la asignatura.

    En mi opinión, innovar en la educación significa salirse de ese patrón y hacer clases interactivas donde se ponga en práctica constantemente el idioma. Para mi es importante que el profesor le haga ver al alumno en que contextos puede utilizar el idioma y para que le puede ser útil, transmitirles de alguna manera el valor y la importancia de ese idioma. En cuanto a las herramientas para innovar, no creo que se necesiten muchas, basta con potenciar algunos aspectos como la creatividad y originalidad, exprimir nuestras habilidades para hacer clases diferentes. El uso de las TIC siempre puede ayudar a mejorar nuestras clases pero creo que se debe combinar con otros métodos que no impliquen el uso de herramientas digitales para tampoco hacerlos dependientes de ellas.
    Al escribir estos párrafos, me ha venido a la mente la película “El club de los poetas muertos”, la cual me encanta por la manera en la que el profesor (Robin Williams) despierta el interés de los alumnos y rompe con algunas pautas de la escuela tradicional.

    • Pompón says:

      Está claro que para que el aprendizaje sea más efectivo no cabe duda que lo importante en educación es llegar al alumnado de manera motivadora.
      Hay diferentes formas de motivar, una puede ser donde el profesorado no sólo sea el que dicta la clase sino donde todos puedan participar de manera activa en el desarrollo de una sesión, cosa que en la actualidad cada vez está más presente en las aulas como parte innovadora del profesor.
      Otra forma de innovar son las TIC, dónde el alumnado a través de está herramienta no sólo trabaja sino investiga. Resulta raro que en pleno siglo XXI un profesor no haga uso de las TIC en sus clases.
      Otra herramienta innovadora es el aprendizaje cooperativo. El trabajo cooperativo está dentro del currículo de Secundaria, como herramienta que debe utilizar el profesor. A través de él se pueden realizar trabajos de investigación, se trabaja el orden, la colaboración, etc…dónde cada alumno tiene un rol.
      Con respecto a mi experiencia académica, he de decir que los años que pasé en el instituto resultaron ser muy motivadores y enriquecedores. Recuerdo una profesora que tuve en 1º de Bachillerato que siempre se preocupaba porque sacáramos el mayor provecho de todas sus clases. Como han mencionado muchos de mis compañeros, esta profesora también dedicaba un día a la semana a hacer debates en grupos, recuerdo que normalmente solían ser los viernes porque era el último día de la semana y ya estábamos cansados. Siempre nos agrupábamos en grupos de cuatro a cinco personas y transcurridos veinte minutos hacíamos un círculo para entre todos hacer una lluvia de ideas. Naturalmente todos los temas a debatir eran en inglés. Además, siempre eran temas de actualidad así que aprendíamos muchísimo vocabulario relacionado con diferentes temas. Es más, empleó un método muy gracioso que a lo mejor utilizo yo con mis alumnos, ella colocó una hucha en su mesa y cada vez que oyera una palabra en español mientras hacíamos el debate, ese alumno tenía que poner diez céntimos en la hucha.
      Y por último, otra actividad que recuerdo fue la traducción de una página web por grupos.

  24. Miss Adler says:

    Yo creo que la idea de innovación en educación, al menos la que yo tengo, es muy similar a la que propone la RAE. Siendo más concretos, creo que la idea principal es encontrar nuevas formas de transmitir lo que queremos enseñar y, por supuesto, rehacer también los contenidos de manera que lo que enseñemos sea relevante para nuestros alumnos y sea “nuevo”, adaptado al mundo real, contemporáneo.

    Respecto a la actividad, sí que las recuerdo, sobre todo las que se referían a días especiales. Con esto me refiero a días como el Día de La Tierra, Halloween, Navidades, el Día del Agua… Tenía una profesora en el instituto a la que le encantaba hacer algo especial en esos días fuera para aprender algo cultural o para generar conciencia respecto a diferentes causas. Mi día favorito era el día de Europa. Sinceramente, en aquel entonces tampoco es que tuviese mucha idea sobre lo que significaba formar parte de la Unión Europea ni nada por el estilo; de hecho, ni siquiera sabía qué países formaban parte de la Unión Europea. Sin embargo, cuando se acercaba el día de Europa pasábamos varios días preparándonos para convertir el instituto en una feria en el que cada clase representaba un país y, usando su imaginación para convertir la información en internet en algo real, preparábamos souvenirs, exposiciones, comida típica y todo tipo de demostraciones culturales que, durante el propio día de Europa, disfrutábamos a tope. Recuerdo que siempre quería formar parte del grupo de gastronomía y preparar algo bueno, que el único año que me tocó Reino Unido intenté hacer unas galletas con chips de chocolate pero eran tan grandes que tenían que compartirse entre dos o tres personas y recuerdo que ese día me gustaba más incluso que el día de la fuesta de navidad, aunque no nos diesen vacaciones. Aprendía muchos datos curiosos sobre otros países y me lo pasaba genial mezclándome con compañeros de otras clases, probando comidas nuevas, recolectando souvenirs, haciendo quizzes… ¡y encima en inglés, que ya en esa época me encantaba!

  25. Orange Tomato says:

    Desde mi punto de vista, estoy de acuerdo con la RAE en lo que a la definición de innovación se refiere. Yo creo que la innovación en el aula tiene que ver con la introducción de nuevas metodologías o herramientas en clase, sin dejar de lado la enseñanza tradicional. La educación del siglo XXI requiere una enseñanza actualizada y apropiada a los nuevos tiempos. Para mí, innovar implica por supuesto el uso de las TIC, pero también opino que la innovación en el aula no tiene que estar relacionado completamente con las herramientas digitales, ya que en un aula se puede innovar mediante el uso de nuevas metodologías didácticas.
    Durante los seis años del instituto, pude apreciar la evolución de la educación, en lo que a la metodología y a las nuevas herramientas se refiere. Recuerdo que en primero y segundo de la ESO, recibí una enseñanza puramente tradicional, basado en el libro de texto, gramática y memorizando. Sin embargo, al pasar al segundo ciclo de Secundaria, la metodología cambió: un profesor nos enseñó a confeccionar una página web, a grabar vídeos y subirlos a Youtube y manejar un blog. Además, en estos dos cursos fue donde aprendí realmente a utilizar el PowerPoint. Luego, en Bachillerato seguimos con esta idea, trabajar con herramientas digitales, mediante la grabación de vídeos y presentaciones en PowerPoint.
    Personalmente, yo repetiría muchas de las actividades mencionadas con mis alumnos, ya que es la mejor forma de ponerse en contacto con las nuevas tecnologías y que los alumnos saquen el máximo provecho posible. Yo me considero una alumna en transición entre la era tradicional y digital, por lo tanto, cuando empiece a trabajar como docente, me gustaría añadir recursos digitales a las tareas comunicativas, porque ayudan mucho y además podemos conseguir que los estudiantes encuentren motivación en actividades o en una lengua extranjera en la que ellos no se sientan cómodos.

  26. LOTO says:

    En mi caso estoy totalmente de acuerdo con la definición que da la RAE para el término educación. y creo que esa misma definición se puede llevar al ámbito educativo ya que para mí innovar en educación significa alterar el proceso de enseñanza. Para poder innovar hay que cambiar los paradigmas de la educación, se ha de mirar hacia el futuro teniendo en cuenta los alumnos que tenemos en el aula. Es por ello que innovar significa alterar el aprendizaje para acercarnos a la eficiencia y eficacia y al mismo tiempo a la motivación del alumnado.

    El uso de TIC se vincula mucho con la innovación. Aunque yo no creo que innovar implique totalmente usar la tecnología, si considero que es una buena herramienta para ello ya que los alumnos que nos encontramos en las aulas son nativos digitales y todo lo que tenga que ver con tecnología llamará su atención, así que pondrán más entusiasmo e interés. Así mismo, las tecnologías nos acercan a los países de habla inglesa: podemos encontrar videos acerca de un lugar en concreto y su cultura, tenemos la oportunidad de hablar con nativos, etc. Por ello creo que son una buena herramienta para las clases de LE.

    Un ejemplo de tarea, aunque se puede considerar un proyecto, que me resultó muy atractivo fue uno en el que se nos pidió en grupos seleccionar una obra literaria inglesa (de cualquier época) y realizar un video sobre ella, la mayoría hicimos un trailer. Una vez hecho el video lo presentábamos en clase de la forma que quisiéramos, usando la creatividad. En este caso los recursos digitales estaban presentes en todo momento, durante la grabación del vídeo y durante la presentación de éste en clase.

    Creo que es una actividad muy atractiva para los estudiantes, es dinámica, comunicativa, requiere colaboración por parte de todos los miembros del grupo y cuanto el trabajo está acabado los estudiantes sienten satisfacción por el resultado.

  27. Jeka says:

    Para mí, la innovación es adaptación. La sociedad en la que vivimos está contínuamente cambiando, y ese cambio debe ser trasladado al aula. En realidad es pura lógica: el fin principal de la educación es crear buenos y eficaces ciudadanos, que sepan vivir, convivir y sobrevivir en la sociedad que les rodea y a la cual pertenecen. Esa sociedad cambia constantemente, y ese cambio debe ser trasladado al aula y a la metodología usada por los profesores. Ese cambio debe ser en todo momento positivo y beneficioso, evitando que se conviertan en piezas dañinas para la sociedad. Si tenemos en cuenta que la sociedad actual se caracteriza principalmente por el uso de las TIC y de las últimas tecnologías, obviamente debemos “adaptarnos” y enseñar a los “futuros ciudadanos” a usarlos y a avanzar en el desarrollo social.
    En la época en la que yo estudiaba en el instituto no existían los ordenadores, ni los móviles, ni mucho menos las tablets. Debíamos buscar la información en las grandes enciclopedias que acumulaban el polvo en las estanterías del salón de nuestras casas, o en las bibliotecas. Los trabajos en grupo no eran primordiales, ni se le daba tanta importancia a saber trabajar en equipo. No recuerdo ninguna actividad de mis clases de inglés que me impactara tanto como para querer usarla hoy en día en una de mis clases. Todo se basaba en enseñar vocabulario y gramática, y listening y speaking eran actividades de relleno, nada “importante”. No recuerdo un examen en el que debiera escuchar, ni mucho menos hablar.
    Por otra parte, no todo lo tradicional es inútil y obsoleto. Si algo es aplicable a la realidad actual y funciona, no veo ningún motivo para cambiarlo. La mejor forma de aprender es jugando, tal y como hacen los niños, y si vamos a innovar en nuestras clases, no debemos nunca olvidar incluir este factor en nuestras actividades.

  28. Gläser says:

    Una tarea satisfactoria que recuerdo muy bien la realicé en el primer curso de bachillerato, en inglés. Se trataba de crear un spot publicitario para evitar el uso de las adicciones. Para ello, tuvimos que elaborar una especie de teatro en inglés, entre tres compañeros de clase y luego grabarnos. El vídeo sería posteriormente expuesto en clase. Por primera vez en toda mi etapa educativa obligatoria había participado en algo distinto e innovador. Me pareció una actividad muy interesante porque teníamos total libertad para presentar el tema como quisiéramos, fomentando, por tanto, la creatividad y la originalidad. Si algún día tengo la oportunidad de dedicarme a la docencia, desde luego que volvería a utilizar este tipo de actividad. Sin embargo, quizás dejaría que mis alumnos subieran su vídeo a alguna wiki o blog de clase que tuviéramos.

    Hoy en día es especialmente importante el uso de las nuevas tecnologías en prácticamente cualquier ámbito de la vida cotidiana, y como algunos de mis compañeros ya han mencionado previamente, estamos tratando con “nativos digitales”. Por tanto, ¿qué mejor manera de sacar provecho del interés de los alumnos por las nuevas tecnologías para trabajar con la lengua inglesa? Partiendo de este interés, será mucho más sencillo conseguir que nuestros alumnos estén motivados. Además, el uso de los recursos digitales como una herramienta del aprendizaje resulta también muy ventajoso. Me gustaría utilizar uno de los nuevos conceptos que he aprendido en la última semana como ejemplo y dicho concepto es el aprendizaje ubicuo. Supongamos que el profesor decide grabar un video en el que decide repasar una determinada estructura gramatical, como puede ser “el present perfect”. Puede colgarlo en una wiki y proponer ejercicios a sus alumnos a propósito del contenido del vídeo. De esta manera, podemos aprovechar el tiempo en el aula presencial para trabajar nuevos contenidos.
    Para mí, “innovar” es una manera de complementar la educación con el fin de otorgarle más calidad. No podemos negar que el uso de las TIC en el aula juega un papel muy importante hoy en día. Por ello, soy partidario del uso de los recursos digitales para innovar, pues es necesario que el aula se adapte a los cambios que suceden en el mundo exterior. De esta manera, los alumnos podrán trabajar en contextos reales.

  29. cartucha says:

    Cuando yo estaba en el instituto, la manera de enseñar la lengua extranjera dista mucho de la manera utilizada hoy día. Los estudiantes de hoy cuentan con muchos más recursos que hace años. Internet no solo facilita la manera de aprender de los alumnos sino que también facilita a los profesores ya que cuentan con una variedad de recursos que pueden utilizar en sus clases.
    Esto hace que las clases sean mucho más amenas y creativas que son aspectos muy importantes a la hora de aprender. Si un profesor hace que su clase sea divertida hace a su vez que los alumnos se motiven más.
    Para mí innovar, es hacer algo distinto,algo nuevo.Los recursos digitales me parecen herramientas muy innovadoras que los alumnos deben aprovechar en su proceso de aprendizaje. No recuerdo que el profesor pusiera ningún vídeo en clase ni tampoco una actividad que me llamara la atención, más bien todo se basaba en teoría sobre gramática y muchísimos ejercicios y en mi opinión así no se aprende una lengua, es necesario la práctica y hacer ejercicios diferentes.

  30. Marilyn Monroe says:

    Cuando empecé la ESO comencé a interesarme por el idioma, no sé si fueron los nuevos profesores o su nueva forma de dar las clases pero me encantaba la hora de inglés. Recuerdo que en los primeros años de instituto nos mandaban, al terminar cada tema, a realizar un mural sobre un tema en concreto. Posteriormente la profesora los corregiría y elegiría a los mejores para exponerlos en el pasillo. Los realizábamos en grupo y, en la mayoría de los casos, era yo la que diseñaba los murales. Me encantaba pasarme una tarde completa recortando, pegando, pintando y dando forma al mural. Los textos que añadíamos siempre los producíamos nosotras por lo que era una manera muy divertida de poner en práctica la lengua además de la creatividad. Sin embargo supongo que esta pregunta es muy subjetiva ya que muchos de mis compañeros odiaban tener que hacer los murales.
    También recuerdo que en las clases particulares de inglés de mi pueblo, cada vez que terminábamos las tareas a tiempo la profesora nos dejaba jugar al STOP (algo como esto pero con muchas más categorías https://en.islcollective.com/wuploads/preview_new/full_14436_categories_game__the_category_game__stop_the_bus_1.jpg) Recuerdo que me encantaba jugar y además picarnos entre nosotros nos hacía mejorar y tratar de buscar el mayor número de palabras posibles.
    Considero que el hecho de añadir recursos digitales hoy en día en nuestras aulas es vital, tanto para los profesores como para los alumnos que encontrarán algo ya conocido y hará que se sientan confiados y cómodos. De hecho muchas veces seremos los propios profesores los que aprendamos de ellos dándoles también ese punto de confianza y de protagonista (intercambiando papeles) en el aula dejando que nos enseñen cosas nuevas.
    Para mí, innovar en el aula significa desarrollar nuevos métodos de enseñanza diferentes a los habituales, por lo que no es totalmente necesaria la integración de aparatos digitales en el aula. Como ya muchos de mis compañeros han comentado ahora es más fácil que un profesor innove en el aula por la cantidad de recursos que tiene a su alcance y que antes no tenía. El comentario de un australiano sobre una nueva actividad que puso en práctica y que tuvo éxito puede estarla leyendo un profesor de Canarias 2 minutos después de su publicación y así tener la oportunidad de copiarle la idea. Tenemos una inmensa cantidad de recursos a nuestro alcance, solo tenemos que saber utilizarlos y darles forma para que puedan tener éxito.

  31. Cherry says:

    Recuerdo que cuando estaba en secundaria, en la clase de francés nos marcaban actividades distintas en las que nos teníamos que grabar. Por ejemplo, realizar un programa de radio o un documental. La verdad es que nos lo pasábamos muy bien porque teníamos que quedar fuera del horario de para poder realizar la actividad en un contexto real. Una de las veces mi grupo quedó en un parque donde una de mis compañeras se disfrazó de tigresa y tenía que gatear por el césped para crear un documental sobre animales salvajes. Desde luego, repetiría este tipo de actividades con mis estudiantes, ya que aprenden de una forma divertida y haciendo uso de los recursos digitales.
    En mi opinión, innovar es ser creativo/a e introducir actividades originales en el aula que motiven a los alumnos e incluso dejar que ellos también propongan actividades. También estoy de acuerdo con la RAE en que innovar significa “alterar algo, introduciendo novedades” y cambiar un poco el paradigma tradicional. El uso de las TICs está muy relacionado con innovar, ya que se han convertido en una herramienta importante sin la cual no podemos vivir, y menos los jóvenes que parece que ya nacen con un móvil en la mano. Aun así, creo que innovar no implica que usemos totalmente la tecnología.

  32. vinyl says:

    Todavía recuerdo cuando acudí al centro donde tuve que realizar mis prácticas. Era la primera vez que que impartía clases; tenía una idea muy equivocada ya que pensaba que los centros de secundaria disponían de los medios que la univerdad. Es decir, me figuraba aulas con ordenador, proyector, buen sonido, etc. Lo cierto es que me llevé un gran susto ya que tenía mis clases preparadas teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente. Esto se debe a la diferencia abismal que existe entre la universidad y los centros de bachillerato y educación secundaria.

  33. Miss Sunshine says:

    En cuanto a mi paso por el colegio y el instituto, el método de enseñanza era monótono y tradicional, muy repetitivo a veces. En lengua extranjera no teníamos mucha interacción con los compañeros ya que las clases se basaban en enseñar la gramática, hacer composiciones y los profesores hablaban todo el tiempo. Como mucho algún día de la semana lo dedicábamos a traer nuestras canciones favoritas, escucharlas y completar las letras de las canciones. No contábamos con pizarras digitales sino con las pizarras tradicionales y tampoco utilizábamos las nuevas tecnologías ya que no tenían esa importancia que tienen hoy en día. Por lo que me considero una “inmigrante digital” y como futura profesora tengo que tener una muy buena preparación y seguir formándome a la hora de utilizar las TIC. Estoy a favor de los recursos digitales, ya que favorecen el entorno, motivan a los alumnos ya que hacen las clases más dinámicas, se fomenta el trabajo colaborativo y también ayudan a los alumnos a desarrollar el aprendizaje autónomo. Pero también opino que no debemos centrar el aprendizaje en utilizar sólo los recursos digitales sino que como futuros profesores debemos ser capaces de crear nuestro propio material, ser creativos y originales.
    Con respecto a “innovar en educación”, opino que se debe tanto al aprendizaje de los alumnos como al aprendizaje de los profesores, que debemos estar continuamente formándonos, donde debemos entrenar y enseñar conocimientos, destrezas, actitudes y valores, entre otros.
    Yo creo que hoy en día cada maestro tiene su propia forma de innovar, de buscar ese equilibrio para poder llegar a los alumnos y que tanto éstos como los profesores disfruten al máximo a la hora de impartirlas y entenderlas e intentar romper con la monotonía y el sistema tradicional. Y muy importante tener una buena comunicación con los alumnos y fomentar tanto el trabajo colaborativo, el trabajo cooperativo y el trabajo autónomo.

  34. Nicole says:

    En mi época de estudiante, desgraciadamente, no se incurría tanto en innovación y tecnología como hoy en día, nuestras clases de Inglés se centraban en el libro y algún que otro audio mediante el radio casete. Una de las actividades que solía gustarme eran los ejercicios de gap fill con la letra de alguna canción y rara vez veíamos películas en la lengua inglesa. En favor de aquellos profesores he de decir que no existía Internet aún y cuanto menos actividades interactivas o novedosas. Después de descubrir la infinidad de formas digitales que existen hoy en dia para enseñar, tengo muy claro que aprovecharé esos recursos para infundir conocimientos a mis futuros alumnos, ya que, si existe una forma más amena y entretenida de aprender, ¿Por qué no ponerla en práctica?. A mi modo de ver, innovar en Educación, es introducir nuevas formas de adquisición de conocimientos, siempre atendiendo a que esas formas sean novedosas y a la vez divertidas para el alumno, acercándonos a los recursos digitales y a lo que considero también muy importante, las actividades fuera del aula.

  35. Nahe says:

    La verdad es que no recuerdo haber hecho alguna tarea motivadora o fuera de lo común, durante el período de alumna de lengua extranjera. De todos modos, como anglófila, tanto en el colegio como en el instituto siempre disfruté de todas las clases de inglés. Sin duda, me emocionaba cada vez que iba a recibir clases de esa asignatura. Supongo que se debe al hecho de que el idioma, especialmente el sonido de la lengua inglesa siempre me ha fascinado. Sin embargo, el entrar en la universidad significó un cambio de perspectiva para mí. Seguía apostando por el inglés, pero la mayoría de las clases eran magistrales y se convivía en un ambiente lleno de competitividad. Allí, sentía que no se podía cometer errores y en ocasiones, llegué a sentir ansiedad. Por suerte, todo cambió a partir del tercer año de carrera. Recuerdo, especialmente una clase de literatura en la que tras leer un pequeño mensaje, tuvimos que construir una figura. Esto simbolizaba el hecho de la lengua y la literatura son en realidad un juego. Aquí hay espacio para la creatividad, para la expresión personal de nuestra manera de ver el mundo. En definitiva, entendí un concepto nuevo de vivir la lengua y la literatura, tal vez el que siempre había esperado experimentar en las clases de esa asignatura que tanto disfrutaba. Desde ese momento, no tengo miedo de apostar por lo nuevo, por la expresión personal que puede dar paso a lo innovador, porque cada uno de nosotros es capaz de construir algo diferente. Por ello, cuando ejerzo como profesora procuro crear mi propio material personalizado, de acuerdo con el perfil de los alumnos. La mayoría de las veces se trata de un contenido visual. Por ello, encuentro muy útil que estemos aprendiendo en estas clases de innovación a crear material audiovisual.En definitiva, nadie puede negar el hecho de que disponemos de recursos digitales muy valiosos. Pero, lo ideal es usarlos como inspiración, para crear nuestro propio material con un enfoque personal. Pues, como profesora valoro mucho que mis alumnos puedan encontrar en la lengua inglesa una manera de expresarse tal y como lo harían con su propia lengua materna. Por ello, aconsejo que ofrezcan a sus alumnos la oportunidad para expresarse con naturalidad, dejando siempre tiempo y espacio para que puedan hablar de aquello que les apasiona y es que, me parece una gran verdad aquello de que aprendemos cuando nos emocionamos.

  36. Carnival says:

    En cuanto a la actividad que me gustaba realizar escogería, como ya ha señalado un compañero, los debates pues dan lugar a clases dinámicas y totalmente participativas, además si el tema te resulta especialmente interesante buscas la forma de expresarte o te motivas a hacerlo aunque no tengas fluidez o el vocabulario necesario para hacerlo. Otra de las actividades que repetiría con mis alumnos, y que pude ver cuando realicé las prácticas de la carrera, es la de un role play que represente situaciones cotidianas, puesto que resultan muy útiles para el uso del inglés real, por ejemplo: ir de tiendas, pedir en una cafetería o ir al médico. Por otro lado, si añadiría recursos digitales a las tareas comunicativas pues como sabemos atraen mucho más la atención de los estudiantes. Además, nos encontramos en una época totalmente tecnológica, ya la mayoría de los estudiantes vienen con ese concepto integrado y el uso de la tecnología resulta casi una necesidad para ellos. Finalmente, para mí innovar significa crear algo nuevo, diferente a lo que se ha creado, algo que destaque. Es verdad que el uso de las TIC puede estar estrechamente ligado con la innovación, y que las nuevas tecnologías hacen la vida más fácil y nos permiten crear cosas asombrosas. Sin embargo, pienso que también existe la posibilidad de hacer actividades creativas usando lo antiguo sin necesidad de recurrir de forma obligada a la tecnología, aunque tengamos que pensar más y nos lleve más tiempo.

  37. Honey says:

    Recuerdo que en el instituto teníamos una radio, y, aunque yo la verdad no participé nunca, sí se me ocurre que puede ser algo interesante para los alumnos. Los acerca a las tecnologías de la información y puede ser muy interesante para practicar diversas skills en la lengua extranjera. Los alumnos, además pueden preparar temas, entrevistas o debates interesantes, nadie mejor que ellos sabe lo que les gusta a la gente de su edad, y además pueden hacerlo en la LE correspondiente. Otra cosa que recuerdo es que teníamos un periódico, en el que sí participé alguna vez. Esta actividad también la repetiría, pues se pueden explotar diversas skills así como diferentes temas de actualidad con la finalidad de que los alumnos conozcan un vocabulario más real del que pueden aprender en los libros de texto. Además esto les puede servir para mejorar su participación en el trabajo colaborativo.
    Innovar es difícil hoy en día a pesar de tener muchas tecnologías que nos lo permiten. Sin embargo, no es imposible. Podemos ser creativos a partir de otras ideas que tuvimos en el pasado y darles otro giro,¿cómo? para eso tenemos las TIC que nos abren un mundo de posibilidades una vez las conocemos.

  38. Sibarita says:

    Particularmente no recuerdo ninguna tarea interesante en mi época del instituto. Sin embargo, en la universidad he aprendido muchas cosas, como el uso de películas para mejorar la fluidez y la adquisición/memorización de contenido o el uso de debates para crear ambiente antes de empezar con un tema nuevo. Creo que no es necesario recurrir a las TIC para innovar, simplemente se necesita plantear las actividades de forma que los alumnos se sientan motivados a hacerla. Por ejemplo: si se les enseña una foto de unos chicos saltando un muro y se les pide que describan que hay en ella estamos haciendo algo típico, pero si les pedimos que describan lo que creen que podría haber detrás del muro su curiosidad y motivación se verán despertadas.

  39. Harriette says:

    Buenas noches a todos,
    Es una lástima no poder compartir con ustedes buenas experiencias de innovación en el aula. Ni las tuve en el Instituto, ni en la Universidad (hasta este momento). Y me consta, por vuestros comentarios, que no soy la única en este foro con ese sentimiento de pena por el tiempo perdido con el método tradicional de enseñanza y las clases magistrales que infundían miedo al alumnado. Mi generación no gozó de ordenadores suficientes en la Universidad, en un principio, y mucho menos contó con el aula Medusa de nuestros institutos actuales. Pero, aún así, la motivación ( ya sea extrínseca o intrínseca) pudo más que las barreras impuestas entre el profesor y el alumno. En un ambiente en el que se anulaba el espíritu crítico y se penalizaba “salirse del guión” = innovar. Nuestra educación de entonces, se regía por el “encorsetamiento” de las ideas bajo el yugo del docente y de un sistema educativo donde primaban las aburridas clases magistrales una y otra vez sin descanso. Los nuevos docentes de mi generación no recurriremos a clases aburridas y magistrales, pues nos consta el lastre que supone en el alumnado. El uso de las TIC es la mejor herramienta que se pueda utilizar en el aula. Innovar en el aula de lenguas extranjeras supone, para mí, el diseñar material didáctico (mediante nuevo software, aplicaciones u otros recursos creativos) que nos puedan acercar, por ejemplo, el olor de un buen “café au lait” y el gentío del “Oktober Fest”, de tal forma que nos aliente a seguir motivados y a adquirir conocimiento y a elaborar conexiones entre lo adquirido: la sabiduría.
    En pleno siglo XXI, los docentes tienen que estar en consonancia con el estudiante de este siglo. Esto requiere, por tanto, un esfuerzo adicional por el docente “inmigrante digital”. Es indispensable un cierto conocimiento teórico y práctico de las TIC para la docencia. Sin embargo, hay quien sigue anclado en la enseñanza tradicional y es difícil hacerles cambiar y generar en ellos el deseo de innovar en al aula. Por ello, subrayo la importancia de que se impartan asignaturas que desarrollen la innovación y la investigación para aquellos futuros docentes.

  40. TIC-tac says:

    Al igual que los demás compañeros, tampoco he tenido muchas experiencias impactantes en clases de LE. Lo único que recuerdo son los típicos ejercicios con música, en concreto los que rellenas los huecos con las palabras que faltan. Las repito en mis clases, en la creencia de que son motivadoras, aunque no debemos utilizarlas siempre de la misma forma.
    El recurso digital en las tareas comunicativas fomenta la participación y motivan al alumnado, así que no veo por qué no utilizarlo. Pero sí es verdad que nos cuesta un poco innovar de esta manera, dado que estamos acostumbrados a otro sistema. Siempre nos preocupa el contenido, la presión que tenemos por terminar con la materia y cumplir con lo que nos piden. Es aquí donde el profesor tiene que encontrar una manera de enseñar de forma más amena, divertida y motivadora, despertando la curiosidad de los alumnos. No es como una receta culinaria, cada profesor tiene que encontrar su método, sentirse a gusto con lo que hace y ser uno mismo.
    La innovación en la educación se relaciona muchas veces directamente con el uso de las TICS pero también se puede innovar sin hacer uso de los medios digitales. Hacer uso de las TICS sería el camino más fácil y rápido para innovar en clase. Difícil es ser creativo e innovador con una pizarra y un trozo de tiza.
    Quería agradecer al compañero Calvin por el enlace tan interesante.
    Saludos a todos.

  41. Miss Carrot says:

    Tal y como comentan muchos de mis compañeros yo tampoco recuerdo que en las clases de LE hubieran actividades innovadoras, eran siempre las mismas de gramática. Sin embargo, yo creo que si deberíamos nosotros, como futuros docentes, innovar en el aula de la manera que sea. Como dicen muchos innovar no implica que tengamos que usar los recursos TICS, se puede innovar de muchas maneras, lo importante es que tengamos la motivación para hacerlo y para también motivar a los alumnos.
    Aunque no debemos olvidar que los alumnos de hoy en día son los llamados “nativos digitales”, por lo tanto si creo que deberíamos de tenerlo en cuenta y hacer uso de las TICS en todo aquello que nos pueda ser útil en el aula, desde poner una canción y trabajar con ella de manera online, a plantear algún tipo de juego o debate, aquello que se nos ocurra y puede ser motivador para nuestros alumnos.
    Saludos a todos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s